Sevilla – Almería a 160 km/h

El regional 598 en la ruta Almería-Sevilla es un tren al que le tengo un poco de manía. Renfe nunca me ha preguntado que pienso del servicio pero les diría que hay mucho por mejorar, especialmente cuando pagas mas de 38€ por trayecto. He visto llover dentro de los vagones (si, como lo oyes, el suelo encharcado e hileras de goterones procedentes de la lluvia exterior, este mismo año), es complicado dormir o escribir en el portátil a causa del traqueteo que tiene (no quiero ni pensar como afectará esto a la vida útil de mi laptop), tarda mas de 5 horas y media en hacer el trayecto completo (aprox. 400 km), hay una rumorosidad tremenda, sin enchufes… por decir algo bueno diré que es mas seguro que un coche y que suele estar limpio, que ahora hay máquina autoventa de las pequeñas mientras antes no había nada, también diré que tras varios años haciendo el ridículo, han quitado la voz andaluza que anuncia las estaciones; cuando llegabas a Dos Hermanas el personal se descojonaba escuchando la vocecilla diciendo ..”prózima paradah, doh jermanah”mucho arte mi arma pero menos mal que ya lo hemos superado.

De todas estas pegas que tiene el tren la mayoría me las trago sin problema, al fin y al cabo es lo que hay y aprovecho para escuchar música, ojear revistas y ver pelis en el portátil.

Pero hay una cosa que me da coraje de verdad. El tren, tardando más de 5 horas y media en hacer unos 400 km y parando muchas veces, hace una velocidad media de unos 73 km/h. Sin embargo la maquinaria tiene una capacidad de desarrollar velocidades de mas de 160 km/h. En cada vagón del convoy hay un par de letreros electrónicos que van informando de la hora, próxima parada, temperatura (que por cierto ahora señala 4 grados por lo que no funciona), etc. También ponen la velocidad actual del tren.

El tema es que solo ponen la velocidad si el tren va rápido, vaya que sólo he visto indicar en el letrero 157 o 137 km/h, nunca velocidades inferiores a 100 km/h ni mucho menos 70km/h que es la velocidad a la que se circula en muchas ocasiones.

Tras interactuar con esta empresa en otras ocasiones me da la impresión de que nos quieren hacer creer que viajamos a toda velocidad en un tren que en realidad viaja mas lento que la velocidad máxima que el que escribe ha cogido en la bici.

ilusión momentánea

Si conoces el caso puede que te interese esta noticia de 2006, el «tren de cuentame» le llamaban.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Quiero comentar que he leído con atención el artículo ya que
    es un tema que buscaba en internet y aún no fuí capaz de encontrar aquello que buscaba.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *