Tratando de controlar el destino

En ocasiones las conversaciones terminan en temas insospechados, a veces incluso terminamos analizando que hacemos aqui en este mundo. «Habrá que aprovechar el tiempo y pasarlo bien que son 2 días y no se sabe que hay luego», decía uno. En general nos planteamos que nuestra meta en la vida es pasarlo bien o al menos no pasarlo mal, tener buenos momentos, disfrutar… por eso  aquello en lo que gastamos nuestro tiempo debería de finalmente hacernos sentir que estamos allí donde visualizábamos.

Si el fin último de una vida es no pasarlo mal, ésta idea debería estar recogida en su constitución.

¿la constitución de mi vida? pero si esto solo lo tienen los paises!

Escribir la constitución de la vida de uno no es cosa sencilla. El problema ya no es saber que clase de persona te gustaría ser y cuales son los valores que te gustaría ejercer, lo complicado es conseguir responder al compromiso de ponerlo por escrito o al menos al compromiso mental personal.

Tener la constitución de tu propia vida es una cosa curiosa porque puede servir para saber cual es el rumbo cuando las cosas se ponen feas y uno no sabe que hacer. Es algo así como dejar claro que es lo que prevalece, que quieres ser y que quieres no ser. La constitución debería recoger lo que ha de protegerse y fomentar buscando garantizar la felicidad del dueño de esos años, es en definitiva una compleja norma que podría regir nuestra vida que por otra parte podemos vivir de cualquier forma con ausencia de constitución.

Cuando las cosas se tuercen y uno termina donde no esperaba verse, piensa en «como he podido llegar a este punto». Es justo lo que ha ocurrido en Islandia donde sus ciudadanos han tomado el control de su destino.

Revoluciones

Algunas revoluciones aparecen en la tele, conllevan sangre y muerte, dolor y horror, revoluciones que comienzan cuando se fuerza al ser humano a mascar el límite de lo soportable y solo queda la desesperación que resta valor a la vida. Nosotros los españoles aqui no tenemos ese problema y aunque estemos viendo un pais lleno de ladrones o tengamos flagrantes pruebas de que la justicia no es igual para todos vivimos el presente y pensamos que tenemos cosas mas importantes que hacer, hasta que se demuestre lo contrario. La mala noticia es que para cuando lo contrario se demuestra suele ser tarde.

Quizá el problema es que hemos pasado demasiado rápido al llamado estado del bienestar, el del sofá tele y hamburguesa, quizá no valoramos las posibilidades que tenemos hoy a nuestro alcance, quizá no estamos a la altura de esta oportunidad vista la tolerancia al mangoneo del ciudadano que lo permite, porque «se ve normal que se robe»  decía Anguita.

Si quisiéramos imaginar como sería la revolución de un país que vive bien pero que no ve bien que se robe quizá habría que mirar a Islandia donde poco a poco ocurre una revolución silenciosa que no es tan espectacular como la que comentaba antes. Es la revolución del ciudadano quien se toma como algo personal los problemas de su país.

Islandia y su forma de llevar la situación

Islandia es un páramo que está en el quinto pino, un lugar donde nadie querría ir; ¿para pasar frio? Un sitio donde no se puede lucir palmito ni sentarse en las terrazas a sonreir. El verbo parecer (hermano bastardo del verbo ser), queda moribundo, absurdo y ridículo cuando el inclemente frío domina las vidas de quienes se atreven a vivir allí. «Ya estamos bastante jodidos como para perder el tiempo», quizá esta presión circunstancial pero inamovible sirve de eje para que allí los humanos saquen lo mejor de si mismos.

Muchos expertos en economía (el mundo está lleno de ellos) aducieron cuan terrible es esta crisis cuando Islandia, un país ejemplar y aparentemente intocable, ha visto como en 2008  sus bancos principales fueron nacionalizados (imagina que el BBVA y Santander pasaran a manos del gobierno). Claro, hasta Islandia está jodida… y ahí nos quedamos.

Photo by Gísli Dúa Hjörleifsson

¿Cual es la interpretación de que un gobierno Islandés nacionalize 3 bancos en 3 días? Bien, si el gobierno toma los bancos será que están peor que nosotros. O quizá es que diligentemente atacan el problema, sin temblor en su pulso, metiendo banqueros en la carcel en menos de 2 años. Es lo que hay cuando hace tanto frio y no estamos para jodiendas.

Después de la tempestad llega la calma, tiempo para reflexionar acerca de quienes somos y adonde vamos, eso deben de haberse preguntado los Islandeses cuando están re-escribiendo su constitución, lo que comentaba antes acerca del rumbo y del quien quien quieres ser. Eso si, antes de este paso ya se han encargado de poner por escrito sus intenciones de convertirse en un «paraiso internacional transparente» mediante una iniciativa llamada Iniciativa Moderna Mediática Islandesa (Icelandic Modern Media Initiative) que pretende convertir aquel país en el mejor lugar del mundo para hacer libertad de información, un paraiso informático libre de presiones como antítesis a lo que son los paraisos fiscales, o cualquier idea que atente contra la libertad de expresión,o vaya en sentido contrario a la idea de transparencia, hasta el punto de considerar la revelación de una fuente de información como falta criminal.

Solo hay que leer esta declaración de intenciones: «Iceland will become the inverse of a tax haven; by offering journalists and publishers some of the most powerful protections for free speech and investigative journalism in the world. Tax havens aim is to make everything opaque. Our aim it to make everything transparent» traduzco «Islandia será lo contrario de un paraiso fiscal: ofreciendo a los periodistas e informantes la mayor de las protecciones para la libertad de expresión y periodismo de investigación en el mundo…»

La constitución Islandesa está aqui. Es sencilla, razonablemente corta con 79 artículos comprensibles. Por primera vez en la historia la constitución de un país se va a revisar vía ciudadanos corrientes. Quizá es una idea loca porque en realidad la ciudadanía no está preparada para comprender la complejidad de la casuística nacional y global. Quizá es el comienzo de un duro camino donde muchos tienen que ponerse de acuerdo.

¿Ganarán los islandeses ilusión y fe en sus políticos como consecuencia de esta sorprendente iniciativa? para empezar se nombró una asamblea constitucional conformada por 26 ciudadanos elegidos en las urnas. Cualquiera se podía presentar, desde marineros, abogados, electricistas, solo hacía falta tener mas de 18 años y tener mas de 30 votos. Los ciudadanos elegidos se anunciaron el año pasado. Hubo poca participación, solo un 36% pero hoy nada impide que dentro de 10 años hablemos de lo bien que lo hizo Islandia en su día, siempre hay un comienzo que no tiene por qué ser apabullante.

Esto que están haciendo los Islandeses me parece digno de ser conocido. Desgraciadamente no es fácil enterarse porque en las noticias prefieren dar espectáculo mostrando imágenes de alguien dándose un tortazo con el coche o un ciervo en la autovía, mas que informar los telediarios parece que prentenden entretener a golpe de zapping.

El paso de los años y una evolución tan diferente hará que un día nos sintamos como marcianos comparado con los nórdicos. Lo que leeis el blog ya sabeis mi afición por Finlandia.

Aqui en España también teníamos esa crisis en el año 2008, pero aun nos queda por superar no se que complejo para dejar de ser  de esos que no reconocen las cosas si hay la opción de escurrir el bulto.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comentarios

  1. Qué dramático. Quiero decir, qué dramático pensar lo lejos que está la conciencia y el saber hacer político de nuestros gobernantes de esta propuesta. Se le pone a uno la piel de gallina. Y qué triste no ver esta noticia en los telediarios, de dónde sólo sacamos escuetas y sesgadas impresiones de noticias mucho más triviales. Si no tienes internet e inquietud, estás ciego.
    Felicidades por la entrada, fenómeno.
    Alex.

  2. Felicidades! Da gusto leerte, gracias.

  3. Trabajo como financiero en un grupo de empresas, que de momento aún existe, pero no podría saber por cuanto tiempo. Mas del 90% de nuestro trabajo es para la administración y no podeis imaginar la cantidad de morosidad existente «y nadie hace nada por darle solución», las entidades bancarias que aún están con la empresa, lo hacen de la forma mas recortada posible y en las condiciones mas exigentes que pueden, y por supuesto , siempre apretando un poquito mas. No sé si España podría llegar a una situación similar a Islandia, creo que no, pero si podríamos aprender la lección , y tomar medidas mas contundentes que ayuden a todos, pues creo que es la única forma de salir de esta gravísima crisis. En este grupo empresarial hay mas de 350 empleados , y cada vez que se acerca el primero de mes para pagar las nóminas es una odisea, si todas las facturas de las administraciones «reconocidas» se pudieran cobrar por hacienda, el Gobierno podría estructurar préstamos bancarios para esas administraciones y mecanismos de control para esa administración, en vez de instrumentar por ejemplo ICO liquidez, que dificilmente se otorgan, que endeudan a la empresa y la lleva a una vía agónica de perder toda su tesorería. Podría hacerse que la ley funcionara, que un documento cambiario, llamese «un pagaré» por ejemplo, cuando no se atendiera, el Juez mandara a la Guardia Civil para detener al culpable de ese flagantre delito, podrían los Jueces ser mas rápidos y contundentes en sus dictados de sentencias, haciendolas cumplir de forma rápida, que no tenga que estar una caso varios años en los juzgados para que se resuelva. En fin, creo que entre todos podríamos hacer cambiar el pésimo futuro de nuestro pais. Solo hace falta una cosa , QUERER DE VERDAD que los ciudadanos de este nuestro pais estén bien.

    Gracias por este artículo, me ha ayudado mucho, y me ha dado fuerzas para seguir luchando otro poquito, espero que lo lean en Moncloa, y en las sedes de cada partido político, y en cada entidad bancaria, y ….

  4. Hola Franc, gracias por tu comentario. ¿Trabajas en un CADE? Estoy de acuerdo con lo que comentas, cambiar todo eso tiene guasa si esperamos a que lo hagan ellos. Tiene que ser el propio ciudadano el que no se conforme, el trabajador, el funcionario… tanto «da igual» nos ha llevado a una situación de dificil salida. Pero no por ello nos vamos a rendir!

    Hay gente ahí fuera que ya no se conforma y cada vez somos mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *